27 mar. 2010

AMA NECIO

La niebla arrepentida
come aromas de noche
porque tu voz, repentina,
arroja amor sin reproches

La pupila cobra vida,
¡ mi vida !, quiéreme a voces,
no abandones el alma herida
de mi pobre sueño, pobre...

La sonrisa se destila
y viaja polizonte
por el nuevo horizonte,
hasta besar mi mejilla,
que llora sola en el norte
y gime rota en secreto
en un destino horrendo,
esperando volver, con tus flores.

Tus caricias me acompañan
en mi ausencia,
y mis versos se enmarañan
por tu belleza,
no es rocío sangriento
es tierno trébol entre maleza,
el calor que abriga tu sexo.
Y se respira cuando llego
el olor de tus pensamientos
de amor, y los míos corren a buscarte
aunque el cielo se empeñe
en limpiar las huellas que dejamos
hace escasos tiempos.

Hoy te encuentro por fin
y mi alma se arrodilla
con ternura, gozosa de vivir
en tu perdón,
-cariño mío, dulce fin
tienen mis palabras de amor
si son interrumpidas por
un beso, y no un adiós...

RIAS DE RAZÓN


Afluentes de la agonía, muchos:

Remolinos entre el pudor
agitan los rostros negros
parados desde la última ceniza.

Bailes concatenados con el latir
de la tierra, que orina odio
sobre la aguja perpetua
del neo-hombre.
Pasillos hambrientos y ciegos
juegan a muerte
con el recio músculo
de la oruga anti-cielo.

Ensueños entre respiros
y el sudor evaporándose
allá en el cercano misterio,
para ahogar a los niños
que juegan con las ratas
de su Dios.

Vivencias de clorofila
se enamoran sin reparo
y sin opción,
del oxido con dientes rugientes
que gritan sin razón
teoremas de Pitágoras
absueltos por el señor.

Versos de rima fácil
cumplen su función
dejándose hablar
por aquello que debajo
de lo imperfecto,
ama la verdad,
que no es real,
y quien lo escucha
deja de saberlo todo.

TRÁGICO MAÑANA QUE NO EXISTE

Temo a tu futuro, ¡ no lo digas ¡

acerca la llama, rociare lo alrededores
con gasolina y fumaremos las hojas
secas de los olvidos, y tiraremos las colillas
al pasado, y prenderemos fuego al presente,
y si al final no nos quemamos,
la gasolina se volverá albahaca,
y el calor nos mecerá suavemente
en sus largos tintes azulones,
y de las cenizas brotará el jardín
más galán que jamás hallan visto tus ojos.
Pero esto no es seguro, y la realidad
de mi yo Teme a tu futuro, ¡ no lo digas ¡
¿o acaso es locura mi pensamiento?
¡ no lo aciertes ¡
¿tal vez es irracional mi sentimiento?
¡ Dímelo ¡, ¿no hay futuro, es verdad?
¡ Dímelo, dímelo ¡ y ya no le temo,
o dime  tan solo  ..............“te quiero...”

DONDE FUE

En lo profundo de una hoja
en lo siniestro del ánima
en la distraída angustia
en los ruidos del anonimato
en la perecedera mañana
en la traducción de las miradas
en el sonreír de la pestaña
en el presentimiento del rizo
en el invisible compañero del ojo
en el silencio de la coloración
en el azul difuminado en el humo
en la línea estirada sin tiempo
en la mirada sin registro de partida
en la despicada pronunciación del seso
en la hilarante comisura del verbo
en lo discontinuo de la teoría cómplice
en lo absurdo de la retórica, sin numero,
sin nombre, sin esquina, sin portal,
sin abandono, sin cuartos, sin cuartos crecientes
               sin saberlo saberlo,
saber lo ciego que fue siendo






ULTIMA CONVERSACION

No se lo que puede pasar
mi otro yo
no quiere comprender, se niega, dice:
No !
La personalidad de los días de lujo, no entiende
que esta jodiendo a las demás, no tiene consideración,
los errores de la  nocturna cada vez más peligrosos,
el tiempo huye de mi lado, ¿ que le digo ? ¿ adiós ?
A dios culpo, pero no se lo puedo decir
el no escucha, no oye, solo sabe ahogar ilusiones,
esperanzas avinagradas por falsas personalidades
que no se si son mías, o de dios...
Confuso, miedo oculto que pasa luego.
Belleza en la oscuridad de la incertidumbre
de no saber cuándo será demasiado tarde,
de no ver cuál es la línea que divide
lo real de lo divino.
Amor
una palabra de verdad
un término sin alma
una avenida que no viene en el callejero de tu vida.
Sustancias prohibidas, que prometen
abrir los ojos y dejar que tu yo salga
de la prisión de tu agonía, por no encontrar
amor...
Ciego
veo mejor
¿Lo crees de verdad?
Pienso que estás loco, no vives en este mundo
enfermo de soledad, de dinero, ¿y la felicidad?
No existe, pero
¿Y el amor? ¿no es parte de la felicidad?
No lo creo
Solo el sueño piensa que esto o aquello
 podría hacerte feliz.
Vive, vive tu tiempo
cada minuto tiene un dulce final, porque sabe
que después vendrá otro minuto
y su muerte no habrá sido en vano,
cada segundo con tu mirada parece no querer
unirse con sus hermanos para formar ese minuto
que llena de vida tus ojos, que los hace eternos
en la inmensidad de tu alma.
Que Ciego...
¿qué vas ciego me dices?
¿Es el aroma del amor, lo que te pone ciego?
No, es la mentira de las sustancias malditas
que envenenan mi ser, que luchan contra mi
mientras corren por los entresijos de mi hígado, mis pulmones y mi sangre.
Loco
No digas eso, la locura solo existe en los libros
en los pasillos de los congresos
en tu cabeza.
 ¿entonces qué? 
Solo palabras sin sentido, y si tú
eres capaz de encontrarles alguno
es que estás Loco
quizás de amor
o de mentiras que aceptas, como todo lo que tus padres te  decían de los Reyes Magos
porque reyes  solo existen los que tú
invitas a vivir en tus sueños
cuando piensas que algún día llegara el amor.
Llegara él, y yo ahora me voy...
No te vallas
no me dejes ahora que empezaba a entenderte
Lo siento
tengo que seguir por este río de nieve embolsada
que me lleva a la casa
de los no cuerdos,
donde pienso pasar un rato de falsa lucidez
de naderías que ríen conmigo
y bailan a mí alrededor
susurrando lo que yo quiero oír.
No te enfades
mañana me colgaras en el armario
y todo habrá pasado
por lo menos hasta que otro día decidas
que es el momento.
Solo quiero
que me expliques una cosa
¿qué?
¿Por qué siempre te elijo a ti cuando quiero reírme,
cuando espero gustar a las demás?
Además, si solo me traes problemas
disgustos y malos rollos ¿porque?
La verdad la encontraras si llamas a dios
al dios que eres tú, como persona
el único dios que existe
el que vive dentro de ti
el otro, al que adoran los cristianos, ese no lo ha visto nadie
porque es mentira.
Y mejor no lo llames dios, llámalo
por su nombre, que es el tuyo...
Lo que tienes que hacer  es quemarme en el montón de la ropa vieja, no me dones a la cruz roja, que yo
no puedo ayudar a nadie,
quémame y deja que ardan conmigo las otras personalidades del ropero,
preséntate desnudo ante las demás, que vean tu interior, y que oigan tus locuras
tus palabras sin sentido,
pero que a mí, me han herido para siempre.
Te voy a echar de menos
pero creo que he aprendido algo
y es a creer en mí misma
como persona, sin ayuda de caros trajes
que te llevan Ciego de éxtasis temporal
en el teatro de la vida.
Llega tu hora, y te digo
Adiós...

26 mar. 2010

EL TREN

Estuve esperando y una nube me acompañó

no sabía que la lluvia nunca moja los corazones.

La época de las labias y los disfraces era calurosa,

el cielo soñaba con oscurecer,

ya estaba cansado,

un animal cojo y ciego

volaba horas despiertas formando círculos concéntricos

alrededor de la esquina cuarteada por un hombre.

Unas amenazas aletargadas durante años

llaman

al pasajero por el megáfono,

un silencio en la estación,

un silbido anuncia la llegada del tren de mercancías,

un pasajero ciego,

unas gallinas en el andén,

una jaula junto a la ventanilla de ventas,

un revisor cojo,

un silbido, un anuncio de cigarrillos, una espera mojada,

unas nubes que te acompañan,

un tren de mercancías sin locomotora,

un anuncio, y un amor desesperado en el banco central de la estación,

un revisor con gallinas y una vieja abofeteando a su perro,

una llamada de última hora,

un tren que no salió nunca y tu no lo sabias,

un momento de silencio,

nadie

dice nada,

nada

se oye en tu memoria,

abres la agenda y confirma el día y la hora,

¡es imposible!,

no puede tardar mucho,

un cigarrillo en tu bolsillo grita socorro,

pero no lo sacas porque el revisor te guiña un ojo mientras se fuma un puro,

las luces del andén parpadean en tu rostro,

unos niños gemelos corren

tras el perro de la vieja

mientras esta le pide fuego al revisor,

una maleta olvidada duerme en el banco de enfrente,

un anuncio de coñac,

un momento de ansiedad tras otro anuncio,

el megáfono

vuelve a llamar al pasajero,

pero nadie acude a la ventanilla de ventas,

y el pájaro de la jaula sonríe al vendedor,

esta desesperado,

su tren no llega

y su amo se fue al lavabo y nunca volvió,

a ti te pasó lo mismo,

y tu amor tampoco llega, a lo mejor su tren también se fue,

y en su lugar un tren de mercancías

ha entrado en la estación tres veces,

un anuncio,

un vendedor ambulante con pañuelos de sal,

un cajero llorando, unas ruedas por piernas

acercan a la muchacha a los labios de su amado,

un abuelo y su nieto

despiden a una joven con pañuelos de sal

mientras el andén nº 7 se pega a los zapatos agujereados de un pordiosero que solloza por la marcha de su hijo militar,

huye a redimir sus pecados como un ángel visitador,

como una puñalada

en la pierna del revisor,

......silencio, ..........

el reloj cansado de retumbar en los raíles

vuelve a anunciar un desamor,

otra llamada,

otro perro,

otra vieja,

otra sonrisa cómplice abrazando la media noche en la esquina de enfrente,

otra farola parpadeando como las luces del andén,

un luminoso anunciando tu mejor descanso,

una mirada

amenazando con romper la espera,

y una espera que nunca llega,

un final que nunca acaba,

un tren que nunca llega,

un anuncio de desalojo, un corazón a punto de ser desalojado de su cuerpo,

un alma rota,

un tren que nunca llega,

una vía que silba

muerte,

un silbato que llama al suicidio,

un pasajero que no escucha la llamada del megáfono

porque hace rato que esta muerto,

porque hace rato que se fue con la vieja, con el perro y las gallinas,

con su amor que nunca llega,

con la muchacha y el abuelo,

con un sueño que nunca debió tener,

con un silencio que lo llena todo,

y TÚ en el centro de la estación,

con un anuncio en la palma de la mano

y una pistola en tu corazón.

TENGO MIEDO

Unas palabras una idea,

unos suspiros otra estrella,

unos zapatos nuevos pasos,

nuevas siembras otros pedazos,

otros cielos, ideales palabreando

pasando paseando ando sobre un

suspiro, lloro sobre un oscuro

pensamiento, medro bajo un chillido,

pero no me siento, porque ya no estoy,

no me encuentro, no me busquen,

ni aún recuerdo soy, es difícil de tocar

mi no-existencia, no estoy muerto, nunca fui,

ese es mi secreto, y es el vuestro, y es el nuestro

SOMOS PUEBLO, tengo miedo, tengo miedo....

¡ ¡ ¡ no perderlo..... ! ! !